La cantante estadounidense Madonna se convirtió en noticia no solo por hacer una aparición sorpresa en Nueva York para conmemorar los 50 años de los Disturbios de Stonewell, sino por el aspecto de su trasero.

En la víspera de Año Nuevo, “La Reina del Pop” se presentó por sorpresa ante la audiencia reunida en el bar gay Stonewall Inn.

Con su hijo David Banda acompañándola en la guitarra, Madonna interpretó las canciones “Like a Prayer” y “Can’t help falling in love”.

La presencia de Madonna en el evento fue ampliamente comentada al igual que un detalle en su aspecto: el tamaño de su trasero.

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)